El riesgo de neumáticos de segunda mano

Se acercan semanas de muchos viajes y desplazamientos por carreteras y el cambio de neumáticos suele ser un gasto poco deseado para las familias y en la mayoría de casos un desembolso imprevisto.
El incremento de precios en el sector y la crisis económica han llevado al auge al uso de neumáticos ya usados.

La mayoría de este tipo de neumáticos procede de vehículos que han sufrido accidentes de tráfico que los han llevado al desguace, pero la realidad es que la normativa que pueda aplicarse a que tipo de neumáticos elegir no existe.

Las condiciones en las que se encuentra un neumático ya usado son difíciles de determinar ya que su aspecto exterior puede ser impecable pero el neumático podría haber sufrido daños internos por algún golpe bien de accidente o un simple bordillo derivando en una fractura de las fibras internas o deformidad.

Finalmente cabe resaltar que más allá de que el código de fabricación sea reciente, la cubierta puede presentar planos como consecuencia de frenazos o de almacenamientos prolongados en la misma posición.

En conclusión, no es recomendable optar por una opción con demasiados condicionantes que afectan a nuestra seguridad y la de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR